Saltar al contenido

Músculos intercostales internos

julio 15, 2019
músculos intercostales internos

Los músculos intercostales internos forman parte del grupo de músculos que están intrínsecos a la caja torácica. Se ubican en los espacios entre las costillas, de allí su nombre “intercostales”. Su ubicación dentro de la caja torácica es fundamental para el cumplimiento de su principal acción. Estos músculos tienen un rol activo y protagónico en el proceso y la mecánica de la respiración.

Origen y extensión de los músculos intercostales internos

Los músculos intercostales internos se originan en el surco costal, o borde inferior de una costilla. Sus fibras, que corren en direcciones opuestas, se extienden al borde superior de la costilla arriba. Esto quiere decir que los intercostales se extienden desde el labio medial del borde inferior costal, pasando por el borde interno de la costilla subyacente hasta llegar al esternón. 

Además, el espacio fibroso que forman los músculos intercostales internos e exteriores, con el borde inferior de las costillas superiores, sirve como una especie de túnel intercostal que permite el paso de los nervios, las venas y la arteria intercostal.

Inervación

Los músculos intercostales, internos y externos, están inervados por los nervios intercostales. La inervación es la acción que ejerce el sistema nervioso en las funciones de los distintos órganos del cuerpo. Los músculos intercostales están atravesados y, por lo tanto, influidos por la acción de las ramas anteriores de los nervios espinales torácicos. Estos son los únicos nervios que no están organizados para formar plexo. Quiere decir que los nervios en los músculos intercostales no se cruzan en forma de red, sino que se distribuyen en líneas siguiendo la forma de cada una de las costillas. 

Los músculos intercostales son los únicos en todo el cuerpo cuya inervación proviene de nervios que pueden ser numerados. En este caso se numeran desde la primera costilla hasta la duodécima.

Funciones

Durante el proceso de respiración, los músculos intercostales tienen como tarea fundamental tensar los espacios entre las costillas. De esta forma apoyar el mecanismo de respiración durante la inspiración profunda. Los intercostales internos que se encuentran en la parte superior, y que se conectan con los cartílagos, son los encargados. A través de su contracción, de elevar las costillas en el momento de la inspiración del aire. Mientras que las porciones posteriores de estos músculos son las que realizan el movimiento de deprimir o bajar las costillas cuando se espira el aire. 

Debido a la cercanía de los músculos intercostales externos e internos, se suelen conocer de nombres diferentes.

A los primeros como “músculos respiratorios o inspiratorios” y a los segundos como “músculos espiratorios de respiración”.

Cualquier lesión en los músculos o en los nervios intercostales pueden generar un fallo en el mecanismo de respiración. Los movimientos de estos músculos durante la inspiración y la espiración deben ser precisos, pues si no existe una adecuada tensión en los espacios intercostales se pueden producir movimientos internos y externos de la pared torácica que provocarían una deficiencia respiratoria. Sin embargo, la lesión de un solo nervio intercostal no generaría alteraciones motoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *